Concurso Espacio Sociocultural Parque de los Patricios - Mencion Honorífica

La creación de un espacio de carácter sociocultural definido en el Parque de los Patricios, como en cualquier otro espacio publico verde, genera la problemática no solo de resolución de un programa, sino de la interacción de este mismo con su entorno inmediato, y como se promociona la integración de ambos elementos. A su vez es fundamental darle identidad propia a este espacio, que sea reconocible, por ello una decisión fundamental de conservar la “forma” circular que presentaba el lugar ya existente pero desvalorizado, pero no solo por una cuestión de identidad sino también una cuestión funcional, el círculo como figura geométrica en planta fácilmente reconocible en el espacio, tiene la bondad de poder ser recorrido en su alrededor con facilidad, elemento fundamental si de integración se habla, ya que potenciado con actividades perimetrales puede constituir un foco de referencia y atracción para los vecinos que circulan por las inmediaciones al predio, de allí surgió el tema de “la vereda”, pero no una vereda convencional, sino una vereda cargada de actividades que usualmente no disponen de un espacio físico formal, como ser feria de libros, espacios para artesanos, espacios para la libre recreación como juegos de mesa u otro esparcimiento, actividades necesarias que no siempre poseen un respaldo espacial. Otro elemento que podía potenciar la integración era la contemplar la posibilidad de convertir la calle Pepiri en peatonal los fines de semana, lo cual fomenta no solo la integración del nuevo espacio con el parque sino del parque consigo mismo, ya que esta calle si bien no es muy transitada genera una fragmentación del mismo como un “todo”. En pos de fomentar este reconocimiento de una área completa, no solo de un programa dentro de un espacio verde, es como se aprovecho el tema de la historia del barrio, creando el “camino de la historia” donde se conecta el nuevo espacio con la esquina intersección entre la AV Caseros y la calle Rioja, que es donde se produce la máxima afluencia de gente al parque, ubicación contradictoria con respecto al lugar especifico de trabajo, se genera así una forma de atracción paulatina del publico mediante un camino conformado por bicicenda, circuito peatonal, iluminación, forestación, y mojones donde se describen hitos históricos del barrio.

Posteriormente se debía comprender el funcionamiento del programa  a tratar, el área especifica de intervención, es decir como actúan los elementos interiores en este “circulo social” y cuales nuevos programas se establecían, a los existentes (escuela y polideportivo) se le sumo la refuncionalizacion del Templo de la Fortuna viril como biblioteca del barrio, la creación de un centro de exposiciones temporales y un anfiteatro que completara el programa que se consideraba necesario para el parque y de por si para el barrio. El concepto de sinergia entre el polideportivo y la escuela se valoro considerablemente en el marco funcional, como se establecía en las bases “para potenciar fortalezas y minimizar carencias”, por ello se identificaba la posibilidad de su complementación mutua según su disponibilidad de uso ya sea en fin de semana donde el colegio puede quedar al servicio del polideportivo, en días de semana donde se invierte el esquema, o lo mismo para la temporada de verano donde el colegio podría funcionar completamente al servicio del polideportivo constituyendo un espacio de colonia de vacaciones inclusive.

De esta manera se planteo una alternativa de resolución al problema planteado, la resolución y refuncionalizacion de un espacio sociocultural en Parque de los Patricios, donde los programas internos están al servicio del espacio especifico, pero este espacio, donde a lo educativo y deportivo existente se le complementa lo social, la historia y la cultura, queda a servicio del parque y del barrio.

 

Ubicación: Ciudad de Buenos Aires, Argentina

Año: 2003: 2013